Press "Enter" to skip to content

La memoria de los árboles

“El objetivo de la hoja es crear las condiciones para que el agua de la tierra y el dióxido de carbono del aire se unan en presencia de la luz solar. Los griegos captaron su esencia correctamente: agua, aire y fuego. Pero en realidad, por supuesto, de eso exactamente está hecha la vida; y eso es exactamente lo que hacen los árboles: conectan la tierra, el agua y el fuego.(..)

En el árbol hay fibras de celulosa, y la lignina las mantiene unidas. Así es como surge este material maravilloso: la madera. Algo duro que sostiene una gran cantidad de hojas allí arriba. sin la madera, simplemente no habría civilización, porque…  no se puede realizar ninguna obra arquitectónica importante a no ser que en algún momento se utilice la madera. ¡Aunque sólo sea para el andamio! Sin andamio no puedes ni siquiera colocar las piedras, para empezar. Así que sin madera nunca hubiéramos tenido una arquitectura importante. Tampoco hubiéramos podido construir jamás barcos que cruzaran mares, u océanos… no de un modo seguro.(..)

Los árboles saben cuánto duran los días. Bueno, no es que lo sepan exactamente, pero pueden diferenciar si los días se están alargando, o acortando. Así que parece que respondan a los días cortos, pero en realidad responden a las noches largas. Lo más interesante es otra cosa que pueden hacer: pueden recordar, pueden recordar lo que les ha pasado antes. si un árbol, se hubiera visto expuesto a mucho viento, recordaría que había estado expuesto al viento en el pasado, y se volvería más grueso. Así que tienen memoria…”

Colin Tudge: “La vida secreta de los árboles”, entrevistado por Eduardo Punset en REDES